Te reprenderé

Te castigaré con juicio. Jrm. 30 : 11


Al igual que el arbol  al ser plantados necesita protección, debe ser guiado por una estaca para  enderezarlo.

Sin embargo, también nosotros necesitamos una corrección con medida : Aquellos que DIOS ama tiernamente, los reprende y castiga, así sucede en cada miembro afligido del pueblo de la fe.
 Cada azote debe ser contado.
Nuestro castigo se ajusta con exactitud a la medida de la sabiduría, de la simpatia y del amor.

Si nunca fuéramos castigados seria mala señal, necesitamos una guía para ser  corregidos,
y lejos de nosotros toda idea de revelarnos contra los divinos secretos,pues
DIOS castiga a sus hijos únicamente por Amor.

SEÑOR , si TÚ estás a mi lado para contar las gotas amargas de la copa de mi dolor, a mi me toca tomarla de tu mano con alegría y beberla según tu mandato, diciendo :

Sea hecha siempre tu voluntad !!!.

REFLEXIÓN


¡¡¡SEÑOR REPRENDEDEME!!!

 

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.