El Alcoholismo y sus efectos

Efesios 5:18

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.


Todo comienza en la juventud... prueba un poco... no pasa nada... no seas miedoso... coje el "puntillo"... todo lo que sembramos en esta vida, recogeremos su respectiva cosecha, y muchas veces, el ser humano no medimos las consecuencias de lo que hacemos, y nos lanzamos "al abismo", por quedar bien con los ¿amigos?

Grave error, ya que, con el paso de los años, cuando comienzan a llegar problemas y dificultades en la vida, esos "amigos" que te incitaban a lanzarte al alcohol (y otras sustancias), ¿dónde están? Se esfumaron como el humo, y si la persona se encuentra enredada en una espiral de caída, levantamiento, caída.... es frustrante como ver cuando estás luchando por dejar un vício y parece que tus esfuerzos son en vano.

Sólo hay uno capaz de liberarte del alcoholismo, de la drogadicción y de todo vicio, el único que fué tentado en todo, más sin pecado fue hallado (Hebreos 4:15) y se entregó a sí mismo (Juan 10:18) para cargar con las culpas que merecíamos tú y yo por nuestras malas acciones (Isaias 53:5)... su nombre es JESUCRISTO.

 

Dice la Palabra de Dios, en el Evangelio de Juan, capítulo 8 versículo 36: Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres... En ningún otro hay salvación, en ningún otro hay libertad como nos la da Jesucristo.

Efesios 4:8

Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad...

El Alcoholismo es una cadena que la persona se ata a su vida, cada vez que se embriaga, va añadiendo eslabones más pesados a esa cadena, hasta que, cuando viene a ver, esa cadena le impide llevar una vida normal y sin dependencia del alcohol.

El alcohol es algo muy peligroso, ya que, no sólo tiene la capacidad de anularte como persona poco a poco, sino que tiene un gran campo de destrucción que comienza desde tu propio organismo, tu vida y que se expande por tu Matrimonio, tu Familia y amistades más cercanas.
 

Tenemos el ejemplo, que pocas cosas dañan mas la intimidad Matrimonial que el alcoholismo, de hecho, las investigaciones han demostrado que en un matrimonio en el que uno de los dos conyuges abusa de las drogas o el alcohol, tiene un 10% de probabilidades de sobrevivir. Un pais que actualmente se encuentra tratando con un problema de magnitud colosal, ya que, cuenta con aproximadamente doce millones de alcoholicos, son los Estados Unidos de América.

 

El alcoholismo no es un problema nuevo, existe desde los tiempos del Antiguo Testamento, de hecho, el Rey Salomón escribió una descripción vivida por los efectos negativos de beber demasiado alcohol habitualmente, la dependencia del alcohol trae angustia y tristeza a la persona que está enredada en él... En Proverbios, Dios advierte a los que se detienen mucho en el vino y las consecuencias que esto traerá para sus vidas....


Proberbios 23:29-35
¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas?
¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde?
¿Para quién lo amoratado de los ojos?

Para los que se detienen mucho en el vino,
Para los que van buscando la mistura.

No mires al vino cuando rojea,
Cuando resplandece su color en la copa.
Se entra suavemente;

Mas al fin como serpiente morderá,

Y como áspid dará dolor
Tus ojos mirarán cosas extrañas,

Y tu corazón hablará perversidades.

Serás como el que yace en medio del mar,
O como el que está en la punta de un mastelero.

Y dirás: Me hirieron, mas no me dolió;
Me azotaron, mas no lo sentí;
Cuando despertare, aún lo volveré a buscar.

 

 

 

¿Por qué es tan destructivo el alcoholismo para el Matrimonio y para tu Vida? La respuesta está en el comportamiento que surge de la adicción al alcohol. El alcohólico es extremadamente egocéntrico, su vida se centra en suplir sus propias nesecidades, hace un esfuerzo por ocultar la adicción, volviéndose con el tiempo un experto del engaño.

Dicho engaño levanta muros de separación entre los conyuges. El alcohólico es insensible a los sentimientos de sus seres amados, y la adicción le lleva con frecuencia al abuso verbal, e incluso a la pérdida de su empleo. Mientras, el conyuge se centra en los sintomas y no en la raiz del problema, terminando con una enorme frustración, a menudo, el conyuge llega a convertirse en cómplice haciendo todo lo posible por mantener la paz familiar, y acostumbrándose a la situación. Pero lo unico que ayudará a un alcohólico verdaderamente es buscar con la ayuda de Dios cuál es la raíz de esa adicción y por supuesto, su pareja, debe ejercer un amor firme para que esa persona sea libertada de ese vicio maligno.

 

Hay esperanza querido/a lector, Dios puede y desea libertarte de esa esclavitud, pídele en el nombre de Jesucristo que te ayude en tu problema y que te guie para salir de cualquier situación destructiva para tu vida y la de tu conyuge, o de los vicios o adicciones que son o podrían llegar a ser una amenaza para tu Matrimonio. Ora por ello, con decisión y perseverancia, Dios te ayudará. Él te responderá si le buscas de corazón y con fé.

Medita en estos pasajes Proverbios 20.1 - Isaias 5:11-12 -  Efesios 5,18, y recuerda que puedes contar con nosotros ante cualquier necesidad de oración o consejos para vencer ese problema, lo lograrás con la ayuda del Señor.
 
¡Que Dios te bendiga!

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.