Enfocados en medio de la Tormenta

Y EL dijo : Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, caminó sobre las aguas , y fue hacia Jesús.Pero viendo la fuerza del viento tuvo miedo, y empezando a hundirse gritó, diciendo :!!! Señor salvame !!! Mt. 14 : 29-30

Jesús supo que los discípulos en la barca estaban en problemas y decidió ir a buscarlos.

Entonces JESÚS se apareció allí, y caminando sobre las aguas, al verlo Pedro quiso ir hacia EL y con gran valentía puso sus ojos en JESÚS y fue caminando sobre las aguas.

En el momento de su propia razon, intervinieron sus temores y aún su propia fe fue interceptada,  entonces fue cuando percibió estaba quebrantando la ley de la naturaleza y no era posible que un cuerpo pudiera caminar sobre las aguas sin hundirse, solo con la presencia de DIOS.

El temor intentará dominar y gobernar tu corazón para guiarte al pensamiento incorrecto, pero debes permanecer enfocada la mirada de JESÚS para lograr lo que nunca antes has alcanzado: Caminar sobres los problemas.
No te distraigas, ni pongas tu mirada en lugares equivocados porque perderás la orientación y terminaras cayendo.
Cuando quitas la mirada a JESÚS y comienzas a mirar a tu alrededor, no dejes de buscar el PROPOSITO de DIOS tiene para ti.

Estamos socialmente rodeados de modelos equivocados, que se miden por lo que tienen y no por lo que son.
Cuando dejamos de mirar a JESÚS fijamos la mirada en las cosas que nos rodean y nos deslumbramos por atracciones mentirosas, que Satanás mismo nos la ofrece, tratarnos de seducirnos con sensaciones y emociones para quitarnos la mirada del SEÑOR.
Sigamos nuestro caminar, alejandonos de todo y  nunca apartar  nuestros ojos de la mirada de nuestro SALVADOR.
Amén

REFLEXIÓN


SEÑOR MIRARTE SOLO A TI Y NO MIRAR ATRÁS

 

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.