Un Dios de Paz

Isaías 26:3

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

Juan 14:27
La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.

Filipenses 4:7
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Romanos 14:17
porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

1 Corintios 14:33
pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,

Romanos 15:33
Y el Dios de paz sea con todos vosotros. Amén.
 

Dios bendiga su Santa Palabra.

-------------------------------------------------


En las Escrituras, vemos a través de distintos versículos, tanto en el Antíguo como en el Nuevo Testamento, que Dios nos habla de la Paz como "algo que Él quiere ofrecernos", y que no se compara con la que el mundo ofrece.

Dios guarda a aquellas personas cuyo pensamiento está perseverando en Dios, meditando en su Palabra a cada momento, hecho que va seguido de depositar una confianza plena en el Señor. Esa Paz que Dios nos ofrece no la encontraremos en ningún otro lugar, esa misma paz nos dará la convicción de que Dios está a nuestro lado(Juan 14:27), a pesar de las circunstancias que estemos atravesando en nuestras vidas, y esa Paz de Dios la experimentaremos más a medida que vayamos pasando más tiempo en su Presencia.

La Presencia de Dios trae gozo (Salmos 16:11), paz, liberación y quebrantamiento, mientras somos quebrantados en su Presencia, el Espíritu Santo va trabajando en un área específica de nuestras vidas, quebrándola y haciéndola de nuevo. Es bueno que pongamos en manos del Señor todas aquellas áreas que sabemos que no están rendidas ni glorifican al Señor Jesucristo, es decir, todas aquellas áreas que no podemos controlar y que de algún modo, hace que metamos la pata en ciertos momentos (mal carácter, impaciencia...), y nos damos cuenta de ello cuando sentimos turbación y cómo la Paz de Dios se retira de nuestras vidas.

Isaías 43:1
No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres .

Dios no quiere que tengamos temor, fuimos comprados por la Sangre de Jesucristo, si Dios dio su propio Hijo por nosotros, cuando éramos aún pecadores, ¿crees que va a permitirte que seas controlado por el miedo o el temor? De ninguna manera, Dios quiere que seamos Hijos esforzados y valientes (Josué 1:9), revestidos con la Armadura de Dios (Efesios 6) y prestos para presentar testimonio del Evangelio de nuestro Señor (2 Timoteo 1:8) en el momento que sea necesario(2 Timoteo 4:1-2), somos los encargados de transmitir la Paz de Dios, nos ha llamado a ser Pacificadores....

Mateo 5:9

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

¡Qué privilegio! Dios nos ha adoptado y nos llama: Sus Hijos, somos pacificadores, hemos sido escogidos por Dios para predicar su Evangelio y dar testimonio a todas las personas que nos rodean, debemos ser Cristianos que se caracterizan por llamar la atención por su buen comportamiento, mansedumbre, humildad, paciencia, y sobretodo por ser pacíficos.
 

Mateo 10:12-14

Y al entrar en la casa, saludadla.

Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros. Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies.


2 Timoteo 2:23-25

Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.

Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad

 

Cada día que pasa, debemos luchar con la ayuda de Dios y con todas nuestras fuerzas, para parecernos cada vez más al Maestro, Jesús nos dejó su Palabra para que aprendamos de Él mientras estuvo aquí en la Tierra, y sobretodo debemos pasar todo el mayor tiempo posible orando en la Presencia de Dios, ahí encontraremos la paz, el gozo y la seguridad que llevaban buscando nuestras almas durante años.

Debemos alimentar nuestras almas a diario con la lectura de la Palabra (para no morir espiritualmente), y a su vez, ir regando con la oración para que Dios derrame de su entendimiento sobre nuestras vidas, no se debe llevar una vida sólo de estudio o memorizando la Palabra, ni se debe simplemente orar y descuidar la lectura de la Santa Biblia, tanto lo uno como lo otro se complementan para el correcto desarrollo y la madurez del Cristiano. Si comes pan solo, puede darte anemia, si sólo bebes, estarías mal alimentado, lo uno y lo otro son un complemento indispensable, y van de la mano, la lectura de la Biblia y la oración al Señor para que nos ayude a comprender las Escrituras de igual manera que la Semilla necesita del Agua para que germine, crezca y de Fruto.


Mateo 11:29

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.



Que el Señor te bendiga en este día, y te dé de su Paz, en el nombre de Jesucristo. Amén.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.