La lengua, un Arma de doble filo


Proverbios 10:19
En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.

Proverbios 17:28

Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.


Proverbios 18:21

La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.

 

Efesios 4:29
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

 

Colosenses 3:8
Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

 

Santiago 3:5,6,8-10

Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !!cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.
pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.


Salmos 34:13

Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.

Salmos 39:1
Atenderé a mis caminos, Para no pecar con mi lengua; Guardaré mi boca con freno...

----------------------------


La Palabra de Dios nos habla claramente sobre el peligro de la lengua. En las muchas palabras no hay ausencia de pecado. Es muy importante para los hijos de Dios que le pidamos al Señor que tome el control de nuestra lengua ya que, con ella tenemos el poder de edificar o de hacer daño.

Todo lo que salga de nuestros labios debe ser para edificación de los oyentes, una persona que es gobernada por su lengua, es decir, que es incapaz de controlar ese miembro, puede llegar a padecer muchos problemas debido a su falta de control. La lengua es un miembro pequeño pero capaz de encender un gran y devastador fuego, es inflamada por el mismo infierno y es el miembro del cuerpo con el que más daño se puede hacer, no el físico, que es muy doloroso, sino el daño de los sentimientos, aún más doloroso y más difícil de sanar.

Por ello es importante que estemos consagrándonos cada día para Dios, reconociendo que si tenemos problemas con la lengua (o algunas otras áreas de nuestras vidas), poniendo a los pies de su trono y dejándole al Señor el control de toda situación que hayamos querido controlar por nosotros mismos. Como hijos de DIos debemos desear y anhelar servir al Señor con obediencia y santidad, no sólo llevando los pensamientos cautivos a la obediencia al Señor sino presentando todos nuestros miembros delante de Él para que los santifique y sean para glorificarle a Él.


Romanos 6:13
ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Una persona que no controla su lengua está expuesta a decir cosas que podrian contristar al Espíritu Santo, y si el Espíritu de Dios se aparta de la vida del creyente, también se apartan el gozo, la paciencia, y muchos más frutos, quedando esa persona expuesta al peligro del enfriamiento espiritual y a su fracaso en la carrera de la Fé.

Pero Dios no desea que por culpa de no controlar un miembro, todo nuestro cuerpo sufra las consecuencias, por eso Dios nos dice...
 

Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno...

Dios nos dice que dejemos de intentar controlar con nuestras fuerzas ese miembro que nos hace pecar, quiere que se lo demos a Él, que no nos importe "perderlo", que "perdamos" el control sobre ese miembro y se lo demos a Él, cuando Cristo hace algo lo hace perfecto, verás cuando dejes en manos del Señor algo que no puedas controlar, cómo Él va a permitirte en un futuro que seas probado nuevamente en esa área para que puedas ver por tí mismo que Él ya te ha solucionado el problema y cuando antes fallabas usando ese miembro como instrumento de iniquidad, ahora lo usas para glorificar a Dios y dar un testimonio vivo de que sólo Dios puede cambiar aquello que el hombre en sus propios esfuerzos no puede.



Salmos 35:28

Y mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día.

Salmos 19:14
Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Señor, roca mía, y redentor mío.



Que el Señor te bendiga y te ayude a dejar en sus manos aquellas cosas que te estan impidiendo que crezcas espiritualmente.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.