Mi Padre el Labrador

Porque he aquí, yo estoy con vosotros, y a vosotros me volveré, y seréis labrados y sembrados. Ezq. 36 : 9

Cuando DIOS ara es porque quiere sembrar y nos demuestra que esta a nuestro favor.
El labrador nunca se haya tan cerca de la tierra como cuando esta arando.
El que labra en ti es la mejor prueba de que El tiene un alto concepto de ti y piensa que vale la pena cultivarte.
DIOS no usa el arado y el trillo sin ninguna intención pues EL no malgasta el tiempo arando en tierra estéril.

El que ara para sembrar arará todo el día ?
Romperá y quebrará continuamente los terrones de la tierra ?

¡¡ Por cierto que no !!

Pronto  muy pronto, a través de este doloroso proceso y por sus suaves lluvias de Gracia, nos transformaremos en tierra fértil y fructífera, entonces la tierra desolada será labrada ...Y dirán esta tierra que era desolada, ha venido a ser motivo de cultivo en el huerto del Eden. De está manera seremos motivo de alabanza al SEÑOR.

Ante que una vida entre en actividad exteriormente visible, algún alma debe sufrir, el que quiere librarse del proceso que se necesita para lograr el fruto, no podemos despojar de Su Santidad al DIVINO SUFRIENTE.

No podemos disfrutar de los resultados de la cosecha sin antes pasar por el proceso del cultivo.

¡¡ El precio hay que pagarlo !!

¡¡ Ara TU está tierra inservible con amor y con el arado agudo del dolor, pero contempla la alegría de los campos llenos de maduras mies !!

!!! AMADO LABRADOR !!!

!! Bien vale la pena pasar por los dolores del cultivo para obtener, esta cosecha tan linda de granos dorados !!

AMÉN

REFLEXION


LA SIMIENTE

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.