Cuando dices....

Hay momentos en la vida en los que lo único que queremos es salir corriendo... enfermedades, pérdida de trabajo, discusiones en el matrimonio, problemas y más problemas con los cuales parece que nos encontramos ante un túnel sin salida.

No desesperes, después de la tormenta llega la calma, en la Palabra de Dios encontramos dos textos que nos ayudan como guía. Uno es en Juan 16:33, donde Jesús nos dice: "Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo."

Y el otro texto se encuentra en el libro de Mateo capítulo 14:24 y 28-31, y dice:
...Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.
Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame!

Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?


En este texto, el Señor nos muestra que, en la vida pasaremos por diferentes tormentas, pero la clave para no hundirnos en la prueba es poner nuestra mirada y total confianza en Jesús nuestro Señor, sin dudar nunca que, si fallasemos dudando o desconfiando, Él aun así nos extiende su mano y nos levanta...

Estimado amigo/a, que estás leyendo estas líneas, nada de lo que te acontece en la vida es casualidad, Dios tiene un propósito con tu vida y con la mía. No importa lo que hayas vivido en el pasado, los errores que hayas cometido, Dios quiere sanar tus heridas, abrazarte y fortalecerte para que a su vez tu puedas ser de ayuda para otros.

Si estás dolido/a con la vida, pídele a Dios que te ayude a superar toda adversidad, y si aún no aceptaste a Jesucristo como tu Señor y Salvador, no esperes más, hoy es el día de salvación... "si a un enfermo le dicen que tienen la cura para su enfermedad, ¿no crees que sería ilógico que ese enfermo no quisiera la cura?"
El pecado es una enfermedad que todos traemos desde que nacemos, pero Jesucristo no sólo nos cura de las consecuencias y heridas del pecado sino que nos perdona y nos recibe como sus Hijos, dándonos una vida restaurada en su amor y su perdón.

Este video te ayudará a tener una idea de lo que son los problemas desde nuestra perspectiva y lo que son nuestros problemas desde la divina perspectiva de Dios... 


Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.