Las Bodas del Cordero

Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Efesios 5:25-27
...Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.
El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Marcos 1:15
El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Apocalipsis 21:3-5
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.


--------------------------------------------------------------


Cuán grandes promesas nos da Dios a través de su Palabra. Hoy hablamos sobre la Cena de las Bodas del Cordero. A sus hijos, el Señor nos llama bienaventurados por ser convidados a esa cena. Pero, para ir a esa cena debemos estar preparados y con nuestras lámparas llenas de aceite, orando y velando, porque no sabemos a qué hora va a venir el Señor a por nosotros, su Iglesia (Lectura recomendada: Mateo 25:1-13).

El Señor viene pronto, viene por una iglesia santa, gloriosa, sin mancha ni arruga, una Iglesia que anhela la venida de su Salvador y que vive en plena comunión con Él, que se aparta del pecado, que quiere estar consagrada para su Señor. Como Iglesia de Cristo, debemos estar orando y velando, humillándonos ante la gloriosa Presencia de Dios cada día, con un corazón humillado y que le pide perdón al Señor por cualquier falta cometida para ser limpiados con su sangre derramada en la cruz y siendo purificados de toda impureza leyendo la Palabra de Dios cada día...
 

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.
 
Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

Dios quiere santificarnos a través de la lectura de su Palabra, pero la lectura de su Palabra va acompañada de la oración que le pide al Señor que le abra su entendimiento y le de sabiduría para comprender la Palabra leída...

Lucas 24:45

Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras;


Qué bueno es el Maestro, necesitamos escudriñar las Escrituras y Él nos revelará todos los misterios de la sabiduría de Dios que se encuentran en su Palabra...

Romanos 11:33

!!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !!Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

La Iglesia que Cristo viene a buscar es una Iglesia que vive en santidad, que se aparta del pecado, que escudriña las Escrituras (Juan 5:39) y todo aquella enseñanza que recibe la analiza a la luz de las Escrituras para ver si es sana doctrina o si no lo es, cuanto más se acerca la venida de Cristo por su Iglesia, satanás hace todo lo posible por introducir falsas doctrinas para apartar si fuese posible aún a los escogidos, que el Señor lo reprenda...
 
2 Timoteo 4:3-4
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

Mateo 24:24
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.


Estamos en un tiempo muy delicado y peligroso y la Iglesia de Cristo debemos de guardarnos íntegra para el Señor, quien dio su vida por nosotros, no teniendo en cuenta nuestra condición de pecadores, sino que vio más allá de nuestro estado pecaminoso, viendo lo que Él lograría hacer de nosotros una vez hecho el sacrificio por nuestros pecados y aceptándolo en nuestras vidas. Debemos tener temor y temblor por obedecer a Dios y a su Palabra, el Evangelio no es adaptarse a un "estilo de vida", es vivir para Dios, consagrarse para Él y apartarse del pecado, siendo conscientes que el Señor nos ha dado una vida nueva, no estando ya bajo la esclavitud del pecado, sino estando en la libertad que El nos da rompiendo esas cadenas que nos ataban a vicios y pecados.

 

El Cristiano vive agradecido a Dios por haberle dado una razón para vivir, por llenar ese vacío que tenía por tantos años en su vida y que con nada lograba llenar, y por liberarlo de todo yugo de esclavitud que lo único que hacía es hundirlo más y más en un lodo del cual no podía salir. Los yugos de esclavitud son muchos y muy diversos, pueden ser la droga, el alcohol, todo tipo de vicio, la mentira, la codicia, la vanidad, el egoísmo, la lujuria.... pero Cristo rompe todas esas cadenas haciendo de ti alguien totalmente limpiado y renovado por la sangre de Cristo y bienaventurado, alguien a quien Él quiere llevar a las Bodas del Cordero y que esté con Él por toda la eternidad dándole el regalo de la vida eterna.

Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Iglesia no descuidemos esta salvación tan grande que al Señor le costó tanto sacrificio obtener para nosotros, aunque parezca que el Señor tarda, echando un vistazo al panorama internacional y al estado actual de la sociedad: inmoralidad, pérdida de valores, guerras, aumento de la maldad, etc... podemos saber que el tiempo en el reloj de Dios está cercano a marcar la hora del arrebatamiento de la Iglesia de Cristo para llevarla con Él...
 
Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.


El Señor viene pronto a llevarnos con Él, preparémonos llenándonos de su Espíritu Santo, para que en nuestras vidas no falte el aceite fresco de su unción, y nuestras lámparas estén encendidas esperando la llegada de nuestro Salvador.



¡Dios te bendiga y guarde para estar preparado para asistir a las Bodas del Cordero!


Un consejo a tener en cuenta: Cuánto menos cosas de este mundo tengas en tu vida, malos hábitos, música que no glorifica ni adora a Dios.... menos peso tendrás ese día en que Cristo venga para arrebatar a su Iglesia. El mundo intentará tirar de tí si en tu vida se hallan cosas del mundo(Juan 15:19), apartémonos del mundo y de su contaminaciòn pecaminosa y consagrémonos para Cristo y viviendo en santidad buscando ser llenos de su Espíritu cada día.
 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.