Luchando a Contracorriente



1 Juan 2:15-16 -
No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Romanos 1:16 - Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree...

1 Pedro 1:3-9 -Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,
para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.


-----------------------------------

Dios nos habla de muchas maneras, y una de ellas es a través de la Naturaleza que Él creó. Existen unos peces que tienen que hacer un esfuerzo como ningún otro animal en la faz de la tierra para que su especie pueda continuar, éstos son los Salmones. En la etapa de reproducción, tienen que exponer sus cuerpos a un esfuerzo descomunal y a todo tipo de peligros, llegándoles incluso a costar sus propias vidas. Nadan a contracorriente río arriba enfrentándose a todo tipo de depredadores, gaviotas, osos, etc... para poder llegar a la zona de reproducción, y una vez terminada ésta, expiran, habiendo logrado su misión y sin haberse rendido a pesar de los obstáculos y las dificultades.

Así mismo es la vida de los matrimonios cristianos de hoy en día, nos encontramos nadando a contracorriente en este mundo, en donde se han perdido practicamente todos los valores morales que tanto esfuerzo han costado mantener a nuestras generaciones pasadas. Unos valores que fueron adoptados por la sociedad tomándolos de la Palabra de Dios, de la cual se tomaron la gran mayoría de las leyes. Pero que, parece ser que a día de hoy, esos valores morales han ido dejando de ser "útiles o de aportar igualdad" para una humanidad que se ha revelado contra Dios, manteniéndolo al márgen y que lo único que hace es querer vivir en pecado, pero que lo único que consiguen es condenarse más y hacer que en este mundo halla más sufrimiento y vaya a un caos a una velocidad imparable.

No es fácil criar a nuestros hijos con unos valores que, todo lo que hay a su alrededor va a intentar desacreditar o tachar de "anticuados", no es fácil, instruir en lo bueno cuando la humanidad se está acostumbrando a amar  lo malo y lo antinatural, pero una cosa debemos tener clara, nunca debemos rendirnos, más grande es Quien está con nosotros que el que está en el mundo. (1 Juan 4:4)

Jesucristo está con nosotros
y como Padres nos capacita, nos alienta y fortalece cada día para que sigamos siendo luz en este mundo, llevando a los perdidos a encontrarse con el único Salvador, y cuidando nuestros hogares, orando por nuestros hijos y familiares, sin olvidar que Él es nuestro Guardador y nos guarda bajo la sombra de sus alas, en donde estamos seguros. (Salmo 91:4)

No dejemos de luchar contracorriente, no nos avergoncemos del Evangelio, Cristo nos va a guardar y no nos dejará avergonzados cuando demos testimonio de Él, de cómo nos ha salvado y cómo aún sigue dando oportunidades a este mundo para que se reconcilie con Dios, sigamos orando por nuestros hijos y por sus colegios, maestros y amigos, no nos avergoncemos de defender la Verdad, cuando veamos que algo desagrada a Dios, digámoslo y no participemos de obras que Dios no aprueba (halloween, carnavales, etc...).


Efesios 5:11 - Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.


Efesios 5:8 - Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.

Romanos 10:11 - Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Efesios 6:20 - Que con denuedo hable de Él, como debo hablar...


¡Que Dios os bendiga y fortalezca para que seáis luz en este mundo!
 
 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.