Un enemigo derrotado en el nombre de Cristo

 


Colosenses 2:9-10,13-15
Porque en él (Cristo) habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,

anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

2 Corintios 2:11
...para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

Efesios 5:15-16
Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,

aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Isaías 54:17

Ninguna arma forjada contra ti prosperará...

Marcos 16:16-18

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

1 Pedro 5:8

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar


Hechos 19:15
Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?


Efesios 6 :10-11,16-17
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios

 

----------------------------------------------------

 


La Palabra de Dios nos advierte a los Hijos de Dios sobre un adversario, al cual no debemos ignorar ya que ese enemigo persigue a los Hijos de Dios para hacernos caer y apartarnos de la Presencia de Dios, que el Señor lo reprenda.

Ese adversario es el diablo o satanás, quien no deja de perseguir, acechar y acusar a los Hijos de Dios, movido por envidia y sabiendo, que fué vencido por Jesucristo a quién intentó hacer pecar pero no lo consiguió (Hebreos 4:15), por consiguiente Cristo fue quien rompió ese velo que separaba a la humanidad de Dios, y clavó en la cruz el acta que nos era contraria y que nos acusaba por no poder cumplir la Ley...(Colosenses 2:13), de modo que la humanidad somos reconciliados con Dios por medio del sacrificio expiatorio de nuestro Señor Jesucristo, sea por siempre exaltado y glorificado.

Romanos 8:33

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.


En el Libro de Job, vemos como satanás le dijo a Dios...¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.

Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.... (Job 1:10-11)... Dijo Dios a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él....(Job 1:12), Dios permitió que satanás tocara todo cuanto Job tenía, porque sabía que su siervo Job era varón perfecto, recto y temeroso de Dios...quien habiendo perdido todo cuanto tenía hasta sus hijos, se postró en tierra, adoró a Dios y le dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Dios dio, y Dios quitó; sea el nombre de Dios bendito. (Job 1;20-21). Dios nos dejó como ejemplo a seguir la vida de su siervo Job, para que aprendamos a ser agradecidos a Dios en toda situación que estemos atravesando en nuestras vidas y para que sepamos que el adversario intenta acusar a los Hijos de Dios movido por envidia, ya que no soporta ver como alguien vive temerosamente y agradando a Dios en todo.

Satanás sabe que un Hijo de Dios que vive cada día en la Presencia de Dios y que está lleno del Espíritu Santo, es peligroso para él, ya que, el siervo del Señor no permitirá que las tinieblas sigan avanzando. Los demonios sabían bien quién era Pablo (Hechos 19:15), un siervo de Dios a quien el Señor utilizaba grandemente para que avanzase el Evangelio del Reino de Dios y retrocediesen las fuerzas de las tinieblas.

De la misma manera, los Hijos de Dios debemos consagrarnos cada día más para Cristo de modo que los demonios tiemblen y conozcan bien quienes somos, siervos de Dios esforzados y valientes y que no tememos ir avanzando en el nombre de Jesús luchando contra todo lo que se oponga a Dios, a su Palabra, a su Voluntad y al avance de su Reino.

2 Corintios 10:4-5
Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo...

 

Ser Cristiano no consiste en solamente entregarte a Jesucristo y llevar una vida "tranquila", yendo solamente los domingos al templo y participando en algunas actividades (que no es malo, pero no es suficiente)... ser Cristiano consiste en haber sido rescatado por Jesucristo de la potestad de satanás y pasar a formar parte del Ejército de Dios, colaborando con Dios para rescatar las almas que están presas por el enemigo y encaminadas hacia el infierno...


Hechos 26:18

para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados....

Para ello, debemos tomar cada día la Armadura de Dios (Efesios 6), vestirnos con ella, y tomar la Espada de la Palabra de Dios. Esta guerra no es defensiva, es totalmente ofensiva. Satanás y los demonios no dejan de bombardear con dardos de fuego intentando apartar del Camino a los Hijos de Dios, no dejan de bombardear las Familias, la Salud, todo cuanto puedan para robar, matar y destruir (Juan 10:10), por tanto, los Hijos de Dios no debemos estar quietos e ignorar las maquinaciones del enemigo, debemos estar alertas, orando, velando y peleando la buena batalla de la Fé, obligando en el nombre de Cristo a que las fuerzas de las tinieblas retrocedan.

Satanás siempre intentará tomar aquello que no le pertenece, pero sólo podrá llegar hasta donde los hijos de Dios le permitamos.
Si el enemigo ha avanzado tanto es por ignorancia del Pueblo de Dios y porque no se le está poniendo el impedimento necesario, por ello los Hijos de Dios es primordial que vivamos a diario en la Presencia de Dios, siendo revestidos cada día del Poder de Dios, para que, siendo guiados por el Espíritu Santo, podemos estar liberando a los cautivos por el enemigo, sanando a los enfermos y rescatando a los que se pierden sin Cristo. 

Al igual que ocurre en las guerras, existe un plan de ataque, y nuestro plan de ataque es usando las rodillas, la Palabra de Dios, orando en el Espíritu y siendo llenos del poder de Dios...

Zacarías 4:6
No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho el Señor de los ejércitos.

Es necesario que el Pueblo de Dios se levante, sabemos que un avivamiento está por venir, pero vendrá cuando comencemos a anhelarlo, a buscar más de Dios cada día, a ayunar, a estar haciendo vigilias, a volver a las sendas antiguas, a limpiarnos de todo aquello que contamina, a consagrarnos para Dios, porque no nos vamos a estar quietos y estando expuestos a los bombardeos del enemigo, debemos llevar puesta la Armadura de Dios y usar la Espada de la Palabra de Dios, y a avanzar con pasos firmes y gigantes en el poderoso nombre de Jesucristo.
 
Que el Señor reprenda a satanás, quien está vencido en el nombre de Cristo, y nosotros los Hijos de Dios lo sabemos, no ignoramos sus maquinaciones y actuamos conforme a la Palabra de Dios. Seguimos y seguiremos peleando junto con Cristo, que va delante y detrás nuestra, Él es nuestro Escudo y Fortaleza. Aleluya.

Éxodo 14:19
Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas...

Salmos 3:3
Mas tú, Señor, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

Salmos 139:5
Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.

No temas, Si Dios está contigo, podrán pelear contra tí más no te vencerán en el nombre de Cristo.

Que el Señor te bendiga y guarde. 

 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.