La Impaciencia

No te impacientes. Salmo 37 : 1

 

No son pocos los cristianos que viven en continuo estado de impaciencia, de inquietud, al igual de angustia e indignación.

El vivir en paz en medio del tumulto diario de la vida, es un secreto que vale la pena conocer.

¿ De qué sirve impacientarse ?  

Esto ni fortalece, ni ayuda a nadie, para obtener en hacer la voluntad de DIOS.

El aparecer intranquilo, una persona enojado que busca las faltas no se cansa de sí mismo, sino que dar lugar a molestar en su entorno.

La impaciencia es estar en un estado de molestia y en este Salmo no solamente se nos dice no seamos impacientes por causa de los obradores de iniquidad, sino que no nos impacientemos  por ninguna causa, ya que es bastante dañino y a DIOS  no lo le agrada.

Como también no, nos fortalece ni ayuda a abrir camino a nadie para lograr hacer la voluntad del PADRE.

Una disposición de impaciencia arruina muchas vidas que de otra forma podrían ser útiles y bellas.

La inquietud, el afán y la preocupación están en absoluto prohibidas por nuestro SEÑOR quien dijo :

 " No os afaneis, es decir no os inquieteis'"

El, nos quiere decir, que no debamos premeditar estas cosas y tener un plan o poner un método en nuestras vidas, ni debemos atormentar nos por ellos.

La gente percibe tu estado de inquietud, el tono de tu voz, la es presión de tu rostro y la falta de tranquilidad en tu espíritu.

Siempre hay una debilidad el indignarse.

 ¿ Podemos ganas algo con ello ?

Al contrario nos incapacitamos para accionar, no dando a nuestra mente el lugar necesario para tomar sabías decisiones.
Nos sumergimos luchando, cuando podríamos estar flotando en medio de la fe.

¡Oh, cuanto vale permanecer callado y reconocer que DIOS ES DIOS!

¡Oh Y reposar en medio de SU GRACIA!
El SANTO de Israel defenderá y librará a los suyos.


REFLEXIÓN:

SEÑOR EN MI HÁGASE TU VOLUNTAD.

 

¡Dios te bendiga!

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.