Una Persona Importante



Miguel sentía una gran pesadumbre en su corazón mientras andaba por la carretera. Últimamente se sentía abandonado y solo en su familia.

El hermano mayor de Miguel, José, siempre le parecía más importante a la familia que Miguel. Cuando José hacía algo, sus papás hacían grandes aspavientos. Se emocionaban y se alegraban en demasía. Pero cuando Miguel hacía algo especial, los papás decían normalmente: "Recuerdo cuando tu hermano hizo lo mismo hace dos años".

La hermana menor de Miguel, Amalia, recibía aún más atención. Toda la familia, incluso los abuelos, siempre señalaba lo bonita que parecía en sus preciosos vestiditos.

Pero - pensó Miguel con un suspiro- nadie creía que hubiera nada especial en mí.

Los pensamientos de Miguel quedaron interrumpidos cuando oyó llorar a alguien. Frente a él estaba un chiquillo con una bicicleta.

¿Qué te pasa? - le preguntó.
- Tengo la pierna de mis pantalones atrapada en la cadena - respondió el chico entre sollozos.

Miguel se agachó para examinar la situación.

- Creo que puedo ayudarte.

Trabajó en el tejido hasta que lo separó de la cadena liberando la pierna del niño.

Gracias - dijo el chico en tono de alivio y contempló a Miguel con admiración- . ¡ Eres Genial !

Miguel comenzó a silbar mientras continuaba caminando. Ahora se sentía mucho mejor. Quizás soy tan importante como mi hermano o mi hermana - pensó -. Puedo hacer cosas para ayudar a los demás, por lo que Dios se complace de mí. Eso es lo más importante de todo.


Para memorizar: Dios... se gozará sobre tí con alegría. Sofonias 3:17

Y, ¿qué de ti?: ¿Te sientes a veces apartado de tu familia o que no les importas?  Tú eres importante para Dios, tan importante que envió a Jesucristo a morir por tí. Dios se alegra por tí. Tu eres especial para Él.

Tesoro: Dios se regocija a causa de tí.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.