Algo Bello hecho de Retazos

 


La Abuela se hallaba trabajando en un borde de la colcha, mientras Ana la ayudaba en otro. Ana podía ver que la colcha iba a ser preciosa.

La colcha iba a ser un regalo de Boda para la prima de Ana, Melinda.

Cada Retazo procede de una vieja camisa o de un viejo vestido de Melinda - comentó la abuela -. Tengo la intención de hacer una colcha para todos ustedes.
Ella acompañó a Ana al desván y abrió una caja llena de retazos de ropa. Ana reconoció el material de algunas de sus ropas favoritas... y también vio retazos hechos de algunas que no le gustaban tanto. Pero del modo en que estaban todos organizados, parecían preciosos. La abuela había tomado ropas viejas, inútiles y ya pequeñas, y planeaba hacer algo bello a partir de ellas.

Sabes, Ana - continuó la abuela -, nuestra vida se parece mucho a una colcha. Dios ve todos los retazos de nuestra vida: los buenos y los malos. A medida que nos entregamos a Él, Él corta, forma y junta los retazos de nuestra vida para hacer algo bello. Incluso toma las cosas que consideramos terribles y las sitúa en el material de nuestra vida para hacerla más hermosa como un todo.

Mientras la abuela hablaba, Ana recordó algunos de los peores días de su vida: el día en que murió su abuelo, el cero que obtuvo en matemáticas un día después que había estudiado tanto, y la manera en que su mejor amiga la había ofendido el día anterior. Sólo Dios podía sacar algo bueno de todos estos retazos de su vida.


Para memorizar: "Conoce Dios los días de los perfectos" Salmo 37:18


Y, ¿qué de ti?: ¿Te parece que nada bueno podría salir de algunas cosas de tu vida? Deja que Jesucristo tome lo "malo", lo combine con lo "bueno", y lo emplee todo para convertir tu vida en algo bello. Confía en que Él lo hará.


Tesoro: Deja que Cristo haga de tu vida algo bello.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.