La solución que Dios da

 


Las personas somos muy diferentes, con distintas personalidades, distintos gustos, diferentes puntos de vista, distintas formas de hacer las cosas, etc... podriamos decir que, así como cantidad de nacionalidades y diferentes lenguas hay repartidas por todo el planeta, así de diversidad hay dentro de la raza humana. Pero, hay algo que permanece común a todos los seres humanos, y eso se llama pecado.


¿Qué es el pecado? El pecado son aquellas acciones, actitudes, palabras o pensamientos que son contrarios a Dios y a su Palabra, la Santa Biblia. Pero, ¿cómo podemos saber que somos pecadores y si algo que hacemos es pecado? Buena pregunta, veamos que dice la Palabra de Dios al respecto...

 

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.


El primer hombre que Dios creó, Adán, pecó, desobedeció a Dios, introduciendo así en la raza humana la semilla del pecado, esa semilla se pasa de hombre a hombre (que da como resultado la muerte fisica y espiritual de la persona), así ha ido pasando a toda la humanidad, siendo así la raza humana marcada por el pecado y siendo llamados pecadores.

Como deciamos, el pecado es aquello que Dios desaprueba, que es contrario a Dios y a su Palabra, veamos los siguientes casos a ver si hay alguno en el cual puedas sentirte identificado/a...

- ¿Eres una persona a la que le gusta su raza y siente rechazo o coraje hacia otras nacionalidades? Dios dice al respecto: Gálatas 5:14  -  Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.     Hechos 10:34  -  Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas...

- ¿Qué haces cuando alguien te ha hecho daño y posteriormente te ha pedido perdón? ¿La has perdonado o sientes que cada vez que la ves se te coje un pellisco en el estómago y no deseas compartir con esa persona? Dios dice al respecto:  Mateo 6:15  -  mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.   Mateo 5:39   Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;
 

- ¿Te alegras cuando a alguien que siempre ha querido ver tu fracaso, le estan yendo mal las cosas y está sufriendo? Dios dice al respecto: Romanos 12:20  -  Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber


- ¿Sueles mentir para salir de situaciones complicadas? ¿Usas mentiras "piadosas" para evitar algún daño o no ser salpicado por algún asunto? Dios dice al respecto: Apocalipsis 21:8  -  ...todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.    Proverbios 12:22  -  Los labios mentirosos son abominación a Dios; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.


Esta es una pequeña lista con ejemplos de lo que Dios responde por medio de su Palabra a aquellos que se consideran buenas personas y que, por ello, piensan que tienen el cielo ganado...

Querido amigo/a, nada más lejos de la realidad. Como veíamos antes, toda la humanidad se encuentra enferma por el pecado y Dios es el único que puede sanarnos y nos brinda la solución para deshacer nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad, haciendo de nosotros criaturas renovadas, y lo hace por medio de la fé en su Hijo Jesucristo.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores,

 

Dios en este momento no quiere acusarle, Él le ama y recibe con los brazos abiertos a todo aquel que reconoce su condición de pecador pidiéndole perdón por sus pecados, aceptando el sacrificio de Jesucristo por los pecados de toda la humanidad y abriéndole la puerta de su corazón a Él.

Si usted desea recibir la solución que Dios da a la condición actual que tiene en su vida, comience aceptando a Jesucristo como su único Señor y Salvador, con una sencilla oración como esta:

Señor Jesucristo, reconozco que soy pecador y que he estado viviendo una vida contraria a Dios y a su Palabra. Te pido perdón por todos mis pecados, te acepto como mi único Señor y Salvador personal, te ruego me limpies de todos mis pecados con tu sangre que derramaste en la cruz, ven a morar en mí con tu Santo Espíritu. Amén.

Si aceptaste al Señor con un corazón arrepentido y sincero queremos felicitarte e invitarte a que nos escribas por si lo deseas, poder facilitarte un ejemplar gratuíto del Nuevo Testamento.

¡Que Dios te bendiga en este día!
 

Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí.
Ahora, así dice Dios, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.