El Árbol junto a corrientes de Aguas


Salmos 1:1-3
Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
Sino que en la ley de Dios está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.


Ezequiel 31:7

Se hizo, pues, hermoso en su grandeza con la extensión de sus ramas; porque su raíz estaba junto a muchas aguas.

Proverbios 12:12
...Mas la raíz de los justos dará fruto.

Isaías 61:3
Serán llamados árboles de justicia, plantío de Dios, para gloria suya.

Mateo 3:10
Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
 

Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas.

Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,

no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.


Jeremías 17:13
!!Oh Dios, esperanza de Israel! todos los que te dejan serán avergonzados; y los que se apartan de mí serán escritos en el polvo, porque dejaron al Señor, manantial de aguas vivas.


Dios bendiga su Santa Palabra
-----------------------------------------------------------------------------------------------------


Amado lector,

 

cuando nos deleitamos en la Palabra de Dios y nos apartamos para Dios, dejando todo "camino de pecadores", seremos plantados junto a corrientes de agua, nuestras hojas no caerán y todo cuanto hagámos en el nombre de Jesucristo prosperará conforme a Su soberana voluntad. Dios quiere apartarnos para Él(Lucas 1:76), quiere hacer de nosotros siervos llenos de su Espíritu Santo, para que alumbremos (Efesios 5:8) en medio de un mundo cegado por las tinieblas y el pecado.

Para ello, debemos apartarnos y buscar su Presencia cada día (Lucas 5:16), cuando entramos en la Presencia de Dios, nos sumergimos en un manantial de aguas vivas que, nos purifican y van limpiando nuestras vidas de todo daño que nos halla dejado el pecado.

Aquel que está atado a vicios, el que no puede dejar de mentir, el que no controla su lengua ni su carne, cuando con humildad de corazón y sencillez, reconoce al Señor su incapacidad para cambiar, le pide perdón por sus fallos, y comienza a buscar y a sumergirse en la Presencia de Dios, pidiéndole la llenura del Espíritu Santo, experimentará esa Fuente de Aguas Vivas que saltan para vida eterna, que nos dice el Señor, y esa persona será totalmente libre para servir a Cristo.

Juan 7:38

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.


Cristo ha dado una promesa a todos aquellos que toman la decisión de creer en Él, escucharle, obedecerle y seguirle. Hará nacer de su interior ríos de agua viva, esos ríos salpicarán a todos aquellos que estén a tu alrededor, notarán cómo has cambiado... Todo aquel que pasa tiempo en la Presencia de Dios, es una persona diferente, que refleja en su vida y en su actitud los frutos del Espíritu...

Gálatas 5:21-23

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

 

Debemos vivir el Evangelio puro, como la Iglesia de Hechos de los Apóstoles, un Evangelio en el Espíritu, debemos ser Cristianos llenos del Espíritu...

Hechos 1:8

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.


Marcos 16:17-18
Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.


No te quedes en la orilla del Manantial de Dios(Jeremías 17:13) refrescándote los pies después de una prueba por el desierto, no acudas a Él sólo cuando llevas tiempo sin sentir su Presencia y quieres en un momento dado que te dé un poco de refrigerio, Cristo desea que nos sumerjámos en su Presencia cada día, quiere cubrirnos con ella, revestirnos de Él y de su Amor (Romanos 13:14 - Colosenses 3:14), para que, así seamos transformados y seamos cada día más como Él. (Juan 3:30)

Nuestras raíces deben ser bien profundas y estar en buena tierra (Lucas 8:5-15), y debemos estar plantados junto a corrientes de Aguas para poder dar fruto en todo tiempo, nuestras hojas estarán siempre verdes, no caerán. Sólo podremos ser árboles sanos y dar frutos sanos cuando honramos, leemos y escuchamos la Palabra que Dios quiere decirnos y tenemos una comunión diaria con el Espíritu de Dios.

No podemos ni debemos acostumbrarnos a un cristianismo adormecido, es tiempo de llenarnos del Espíritu Santo y vivir el Evangelio de Poder que Dios nos muestra en el libro de los Hechos, la Iglesia de Jesucristo estamos llamados a predicar el Evangelio, a libertar a los cautivos, sanar a los enfermos, discipular, preparar y enviar obreros y seguir extendiendo el Evangelio por todas las naciones (Marcos 16:15), y ser luz en medio de un mundo (Mateo 10:16) que camina hacia un precipicio de perdición, y va a toda velocidad.

¡Despertemos Iglesia! Pidámosle al Señor que quite toda dureza de nuestro corazónabra nuestros ojos para que veamos como Él ve las cosas, abra nuestros oídos para que escuchemos su voz, y abra nuestro entendimiento para que comprendamos las Escrituras y sepamos usar bien la Palabra de Verdad, esa Palabra que transforma y da vida a aquel que la recibe por medio de la Fé en Jesucristo.

A Dios no le servimos al 100 % cuando nos conformamos y adaptamos a un Evangelio sin luchas y batallas, Dios nos ha tomado como soldados (2 Timoteo 2:1-3) para usarnos y que peleemos la buena batalla de la Fé, tenemos un testimonio vivo. Dios quiere obreros esforzados y valientes (Josué 1:6) que no le tengan miedo al gigante que tiene presas a las almas que andan sin Cristo, obreros dispuestos a subir al monte alto, como hacía Moisés (Éxodo 19:3 - Éxodo 19:20 - Éxodo 24:15), apartándose para entrar en la Presencia de Dios, teniéndo una experiencia personal con Él y recibiendo Palabra para su vida y para todo el pueblo de Israel.

David no le tuvo miedo al gigante Goliat, aunque lo infravaloraron, Él fue un valiente y derribó al gigante con tan sólo una piedra... (
1 Samuel 17:37-50) Jesucristo es esa piedra (Efesios 2:20 ) que destruye a cualquier gigante que se presente en tu vida. Si recibes el Espíritu de Dios, tendrás poder para resistir firme en el día de la prueba, para dar libertad a los cautivos y vivirás un Evangelio hecho realidad en tu vida.

Deja que el Espíritu Santo te toque, si nunca le has pedido a Dios que derrame Su Espíritu sobre tu vida, hoy es el día perfecto para que lo recibas...


Lucas 11:13...¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?


Efesios 5:18 antes bien sed llenos del Espíritu.

Te invito a que apartes ahora un tiempo con el Señor, ores de rodillas(
Lucas 22:41) y, cerrada la puerta de tu habitacion (Mateo 6:6), derrames tu corazón ante la Presencia del Señor, puedes decirle con tus propias Palabras o puedes hacer esta sencilla oración:

Señor Jesucristo, vengo delante de tu presencia pidiéndote perdón por mis faltas, delitos y pecados, sé que soy débil e imperfecto, sé que te necesito Señor. Me humillo delante de tí, pidiendote que tengas misericordia de mí, límpiame de mis pecados con tu sangre derramada en la cruz, anhelo cambiar y que hagas de mí el siervo que tú quieres que yo sea. Por eso en este momento te pido que envíes tu Espíritu Santo sobre mi vida, quiero ser lleno de tu Espíritu como dice tu Palabra, deseo servirte como lo hacían tus discípulos, quiero ser un instrumento útil en tus manos, y ser un árbol plantado junto a corrientes de aguas, que dé fruto en todo tiempo y su hoja no cae, para tu gloria Señor. En el Nombre de Jesucristo. Amén.


Dios te bendiga hermano/hermana y te llene de su Espíritu cada día, ayudándote a apartar un tiempo diario con Él.


 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.