Dios cumplirá su propósito en tí



Filipenses 1:6

El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo

Jeremías 18:6
He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano...

Lucas 15:4-5
¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso.

Daniel 3:25-27
Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.

Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.

Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.


Dios bendiga su Santa Palabra

---------------------------------------------------------------------

 

 

Dios es un Dios perfecto, justo, que ama la perfección y toda obra terminada es de gran estima ante sus ojos. Dios te ha llamado para salvarte de la perdición a la que este mundo rebelde va dirigiéndose, te ha apartado para Él y tiene grandes propósitos para tu vida.

Jesucristo puso su vida por ti y por mí en la Cruz, despojándose de su gloria...

Filipenses 2:5-8
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.


Él quiere que le demos el primer lugar en nuestras vidas, cuando ponemos a Dios y a sus propósitos en el primer lugar de nuestras vidas y no miramos suplir nuestras necesidades primero, sino hacer aquello que Dios nos manda, Él se encargará de mantener todo aquello que hemos dejado en segundo lugar para servirle a Él.

Es bueno y bonito que tengamos sueños, que tengamos objetivos claros para alcanzar en nuestra vida, pero mejor aún es que deposites tus sueños en las manos del Señor, poniéndole a Él en el primer lugar y todo lo demás vendrá por añadidura (Mateo 6:33). Deja que el Señor haga su obra en tí para que luego, te diga:
Toma hijo mío, los sueños que depositaste en mí para que cuidara, ahora te los entrego y son hechos realidad porque buscaste primero servirme y hacer mis propósitos, dejando lo tuyo en segundo lugar.
Tus sueños estarán en las mejores manos cuando se los des a Cristo, Aleluya.

Dios tiene planes maravillosos para tu vida, quiere que vivas cada día en su Presencia y quiere llevarte a la Tierra Prometida, pero para ello es necesario que obedezcas en todo tiempo su voz y estés dispuesto a cambiar y dejar todo aquello que Él quiere cambiar en tu vida. El pueblo de Israel, cuando Dios mandó a Moisés que lo sacara de Egipto (Hechos 7:36), estuvo 40 años dando vueltas por el desierto y tardó más de lo que debía en entrar a la Tierra Prometida, por estar desobedeciendo, siendo rebeldes y descuidando su relación con Dios (Hechos 7:39-42). Muchos por su desobediencia incluso perecieron en el desierto (Números 16:31-33). Pero Dios no quiere que perezcamos, Él quiere que tengamos vida y vida en abundancia.

Es muy importante la obediencia hacia Dios en nuestras vidas, Moisés recibió la órden de Dios de hablar a la Peña para que saliera agua de ella y así el pueblo pudiese ver la gloria de Dios, pero Moisés enfurecido por la rebeldía del pueblo, golpeó la Peña dos veces, sufriendo más tarde la consecuencia de su acción, que fue la de no poder entrar a la Tierra Prometida...(Deuteronomio 32:50-52)

Números 20:7-12
Y habló Dios a Moisés, diciendo:

Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias.

Entonces Moisés tomó la vara de delante de Dios, como él le mandó.

Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?

Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias.

Y Dios dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado...

Obedecer la Palabra y la Voz de Dios es primordial para un Cristiano
, una vida de obediencia, no sólo hará que todas las cosas te salgan bien, sino que serás un instrumento que Dios usará para glorificar su nombre y para hacer grandes milagros y prodigios en el nombre de Jesucristo...


Josué 1:8

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

 

Dios no sacó a su pueblo de Egipto para que pereciera en el desierto, abrió el Mar Rojo para que cruzara por en medio de él y vieran tanto los egipcios como su pueblo la gloria de Dios. Leer Éxodo 14. Dios sacó a su pueblo de Egipto para librarles de una vida de opresión y esclavitud y para darles una vida nueva llevándoles a la Tierra Prometida. Ése mismo Dios es nuestro Dios, Él no cambia, y así como abrió el Mar Rojo así mismo va a librarte de toda situación que veas sin salida en tu vida, Él ha empezado una obra hermosa en tu vida, y la está perfeccionando, en el nombre de Jesús. Aveces el proceso parece lento, pero ten en cuenta que si estuvieses corriendo deprisa no tendrías tiempo de mirar al suelo y podrías pincharte con cristales u otros peligros, es mejor ir avanzando en la vida cristiana con pasos lentos pero firmes en Cristo Jesús.


Confiesa y declara que:

Salmos 138:8
Dios cumplirá su propósito en mí;
Tu misericordia, oh Dios, es para siempre;
No desampares la obra de tus manos.



Querido/a Hermano/a en Cristo, Dios cumplirá su propósito en tí, pero recuerda que, una vida de obediencia es primordial para que no seamos tropiezo para la obra que Dios quiere y está haciendo en nosotros.

¡Dios te bendiga y fortalezca en este dia! ¡Aleluya!


 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hay una Esperanza para tu Vida. Todos los derechos reservados.